Inicio
Agenda · Noticias · Información   ·  Galería Fotográfica  ·  Panticosa  ·  Valle de tena  ·  El entorno
Venta    |    Alquiler    |    Comunidades de Props.          El Tiempo  |  Esquí & Montaña
Isaro
Noticias >> Protección Solar en la Montaña
Fecha: 06-12-2014
 
 
 
EL SOL Y LOS RAYOS SOLARES EN LA MONTAÑA
 
La nieve ya está aquí…
 
Han llegado las primeras nieves, preludio de que el invierno está a la vuelta de la esquina, una nueva temporada de esquí que comienza muy pronto.
 
La nieve y sol puede ser sinónimo de quemaduras si no ponemos los medios adecuados. Las lesiones en la piel las solemos asociar sobre todo a la playa, pero  nada más lejos de la realidad. 
 
También se pueden producir cuando hace frío y cuando estamos en la montaña rodeados de nieve. Los rayos ultravioletas están presentes tanto en verano como invierno y constituyen el 95% de la radiación que llega a la superficie de la Tierra. Si nuestra piel está expuesta, los rayos penetran en nuestro organismo. 
 
Podemos distinguir dos tipos, los UVA y los UVB. Estos últimos son los que provocan la mayoría de las quemaduras tras una exposición intensa, como puede ser un simple día en la montaña paseando. Con exposiciones largas producen envejecimiento prematuro de la piel, dañan el ADN de las células de la piel y contribuyen al desarrollo del cáncer de piel. 
 
Datos a tener presente:
 
Las quemaduras producidas en la nieve suelen ser más graves que las que se producen en la playa porque en la montaña la protección de la atmósfera es menor. Los expertos estiman que por cada 1.000 metros de altura, el efecto dañino de la radiación solar aumenta entre un 10% y un 15%.
La nieve potencia el efecto de los rayos solares. Cuando inciden sobre la superficie blanca, se reflejan cerca de un 80% y vuelven a bombardear nuestra indefensa piel. 
 
La conclusión que podemos sacar de estos datos es la recomendación de utilizar crema protectora que hace las funciones de ‘chaleco antibalas’ para nuestra piel.  Es fundamental aplicarlo en todas las zonas expuestas; el rostro, labios, orejas e incluso el cuero cabelludo. 
 
Y no olvidar que aplicar crema en los lugares que queden al descubierto por primera vez. Por ejemplo, si con el esfuerzo del deporte (si estamos esquiando) nos quitamos la bufanda y nos queda el cuello al descubierto, hay que aplicar crema sobre esa piel.
Los ojos tampoco están libres de esta amenaza. Los rayos ultravioletas pueden producir quemaduras en la córnea, la retina y el cristalino. Así que es fundamental usar gafas de sol con un filtro adecuado.
 
Y que pasa en los  días nublados ?
 
Otro error que se suele cometer es pensar que los días nublados no son peligrosos. Las nubes no filtran los rayos UV, pero pueden dar una falsa sensación de protección La radiación solar es capaz de traspasar al 40% las nubes, según los expertos. Las nubes pueden ser peligrosas porque crean un efecto lupa con el sol, que incide aún más sobre la piel. Hay que distinguir entre día nublado o con nubes bajas o altas. Si las nubes están muy altas el sol quema más, de hecho si las nubes son cirros, el 95% de la radiación solar pasa a través de ellas. 
 
Cuidado también con los días más frescos o ventosos porque la temperatura o el viento nos dan un falsa sensación de frescor en la piel. 
 
Consejos para tomar el sol
 
Evitar el sol al mediodía
 
Se debe evitar la exposición directa del sol entre las 12.00 y las 15.00 horas.  En la sombra la radiación es más débil pero sigue existiendo riesgo de quemarse ya que una parte de la luz del sol se refleja en este caso en la nieve. 
 
Elegir el factor de protección solar adecuado
 
Usar una crema solar cuyo factor de protección sea adecuado al tipo de piel y a la intensidad de los rayos UVA. Recuerda que  las cremas solo protegen del sol durante un tiempo limitado y deben contener un filtro adicional contra los rayos UVA, que son los que provocan daños a largo plazo, tales como el envejecimiento prematuro de la piel o cáncer de piel.
 
Calcular el tiempo de la exposición al sol
 
Para averiguar durante cuánto tiempo protegerá la crema, se debe multiplicar el tiempo de protección natural de la piel por el factor del protector solar. Por ejemplo, un tipo de piel muy clara se puede proteger de forma natural durante unos 10 minutos, por lo tanto, con un protector solar de factor 15 la piel estaría protegida durante 150 minutos. Cada persona tiene una protección natural diferente dependiendo del tipo de piel, pero por lo general, el tiempo suele ser de entre 10 y 30 minutos.
 
Usar suficiente protector solar
 
Como norma general, un adulto suele necesitar aproximadamente 35 gramos de crema solar para cubrirse totalmente el cuerpo, lo que corresponde aproximadamente a cuatro cucharadas grandes. Además, es importante echarse crema regularmente porque el protector solar desaparece con el sudor y el roce de la tela.
 
Protegerse con antelación
 
Después de aplicar la loción, se debe esperar entre 20 y 30 minutos antes de tomar el sol. Esto es debido a que no todos los protectores actúan de inmediato y algunos tardan unos minutos en hacer efecto. 
 
Evitar el uso de cremas solares poco fiables
 
Este tipo de productos anuncian un 100% de protección contra los rayos ultravioleta dañinos para la piel, pero no es así, porque existe un cierto porcentaje de la radiación que siempre llega a la piel a pesar del uso del protector solar.
 
No olvidar las gafas de sol
 
Los ojos también necesitan una protección adecuada contra la radiación solar. Por lo tanto, es muy importante usar gafas de sol homologadas. Para reconocer qué gafas de sol son buenas, entre otras cosas hay que fijarse en que lleven la marca CE (Certificación Europea), que certifica que las gafas son apropiadas para proteger los ojos contra las quemaduras del sol y que el producto cumple con las directivas europeas aplicables. Además, deben especificar la categoría del filtro, la 1 es para un resplandor bajo pero una buena protección y la categoría 4 es para un brillo alto y una protección aún mayor. Para que las gafas de sol sean de calidad no tienen por qué ser caras. Para esquiadores que están varias horas en la nieve  recomendamos usar el nº 3.
 
Pero profundicemos un poco más en la importancia de las gafas:
 
Las gafas  deben de ser lo suficientemente grandes como para proteger los ojos del sol y los reflejos por todos los lados y deben de adaptarse a la anatomía de la cara.
 
Aunque empezamos a concienciarnos sobre la importancia de utilizar cremas solares, todavía nos falta concienciación en cuanto a la  protección de los ojos y lo que puede suponer una larga exposición a la luz solar intensa especialmente en playa o montaña.
 
Con solo un día de exposición al sol puede ser suficiente para dañar la sensibilidad del ojo, la radiación ultravioleta puede provocar una quemadura.
 
A la larga, una intensa radiación UVA favorece el desarrollo de cataratas y una degeneración macular asociada a la edad (DMAE).
 
Para los que utilizáis  lentes de contacto recordar que deben ser con filtros UVA. Sin embargo, esta protección no es suficiente si se va a estar expuesto al sol, por lo tanto también se deben usar gafas de sol como protección adicional.
 
Los expertos recomiendan realizar  una revisión oftalmológica antes de comprar unas  gafas de sol, porque algunos síntomas como la sensibilidad a la luz y el resplandor pueden tener otras causas, como por ejemplo una enfermedad de la retina o del vítreo.
 
Para que las gafas sean de buena calidad no tienen por qué ser caras. También existen gafas de sol económicas que ofrecen una correcta protección frente a los rayos UVA.
 
Además de la seguridad, se debe tener en cuenta la comodidad, que depende del tamaño de las gafas y la posición de las lentes en los ojos.
 
Consultar a un especialista para que te aconseje  si se compran unas gafas por internet o en una tienda.
 
Muchas personas piensan que lo mejor para sus ojos son unas gafas de sol particularmente oscuras, pero realmente, el tinte o el grado de absorción de las lentes no tienen absolutamente nada que ver con el nivel de protección.
 
Es sumamente importante que las gafas lleven la marca de protección "UV" o CE. Así, el fabricante garantiza que las gafas de sol cumplen con los estándares de calidad europeos.
 
Fuentes: propias y Onmeda Internacional
 
2013 © Isabel y Roberto S.L. All Rights reserved.
Aviso Legal | Mapa del sitio

Desarrollado por: Reset Internet
LA EMPRESA
·Quienes somos
·..
Facebook Isaro   Canal Youtube isaro.com   Canal Google+ isaro.com linea 974 48 74 40
panticosa@isaro.com