Inicio
                   |   Facebook Isaro   Canal Youtube isaro.com   Canal Google+ isaro.com   Canal Google+ isaro.com   Canal Google+ isaro.com   Canal Google+ isaro.com
Agenda · Noticias · Información   ·  Galería Fotográfica  ·  Panticosa  ·  Valle de tena  ·  El entorno
Isaro
Noticias >> El Urogallo
El Urogallo  ||
Fecha: 08-05-2019

El Urogallo   o Tetrao urogallus aquitanicus

En nuestras montañas habitan especies animales que son prácticamente invisibles. Esa “invisibilidad” es un factor importante para que el urogallo siga existiendo.

Es un ave extremadamente resistente, pero una mínima variación de las temperaturas, como las inducidas por el cambio climático, puede tener consecuencias nefastas para su supervivencia.

La modificación en el régimen de precipitaciones y en la disponibilidad de alimento puede afectar a todo su ritmo vital. Puede que este sea uno de los factores que más incide en su problema más acuciante: un índice de reproducción tan bajo que a menudo no alcanza ni la tasa de sustitución, la de un ejemplar por hembra y año.

Habituado a soportar las bajas temperaturas invernales, a veces a más de 2.000 metros de altitud, el urogallo pasa los meses más fríos subido a los árboles, ingiriendo acículas de pino y hojas de acebo. Pasa largas horas semiinmóvil mientras digiere la celulosa de la que obtiene su energía vital. Todo su cuerpo está adaptado al frío, desde sus patas alfombradas hasta sus orificios nasales, recubiertos también de plumas para proteger las vías respiratorias del aire glacial.

El escaso éxito reproductivo de este gallo de bosque de montaña es consecuencia de varias causas, además de los efectos del clima incide el estado fisiológico de las hembras, las condiciones climáticas adversas, la depredación sobre huevos y pollos, la reducción y fragmentación de su hábitat y el sobrepastoreo de otros animales que compiten con el urogallo por su alimento clave entre mayo y noviembre, el arándano. La presencia humana, la de predadores como el zorro, el jabalí o la marta también influyen en todo esto.

Ajenos a todo, los urogallos siguen su particular lucha por sobrevivir perseverando en sus hábitos de siempre. Solitarios durante casi todo el año, el macho sólo se une a la hembra para aparearse. Antes competirá con sus congéneres en un claro del bosque, en un punto de reunión denominado “lek” (arena) donde los exuberantes machos se pavonean llevando a cabo una especie de danza que, acompañada de sonoros cantos territoriales, inclinan la elección de la hembra en uno u otro sentido.

Tras el apareamiento, el macho retoma su vida ermitaña y la hembra sigue con su labor para perpetuar la especie. Deposita entre cinco y ocho huevos en un nido en el suelo y los incuba durante casi un mes. Seguramente sólo prosperará un polluelo y, con suerte, dará sus primeros vuelos a partir de los 15 o 20 días de edad.

El urogallo pirenaico vive en bosques de coníferas de pino negro, pino silvestre y abeto. Los machos y las hembras son muy diferentes en cuanto a apariencia. Los machos presentan plumaje negro y hasta 5 Kg. de peso. Las hembras, de 1 a 2,5 kg. de color parduzco con las partes ventrales más claras. Esta especie es básicamente herbívora.

2013 © Isabel y Roberto S.L.
Aviso Legal | Mapa del sitio

Desarrollado por: Reset Internet
   Facebook Isaro   Canal Youtube isaro.com   Canal Google+ isaro.com   Canal Google+ isaro.com   Canal Google+ isaro.com   Canal Google+ isaro.com
974 48 74 40
panticosa@isaro.com